La apariencia externa del zapato de flamenco es uno de los puntos que más se tienen en cuenta en su elección. No estamos hablando de cuestiones estéticas, sino de diseño. Y es que la gran cantidad de impactos que el bailaor produce durante sus ensayos y actuaciones hace que los zapatos deban ser considerados como uno de los agentes más importantes para evitar lesiones.

Cada zapato de flamenco es distinto, ya que cada bailaor cuenta con unas necesidades diferentes. Y es que no tienen nada que ver los zapatos de flamenco que usaba Matilde Coral, con sus bailes de brazos, que los que puede utilizar Rocío Molina en sus arriesgadas puestas en escena en las que casi todo el peso del espectáculo recae en los pies. Por esta razón, es necesario que cada bailaor cuente con unos zapatos de flamenco artesanos y hechos a medida que se ajusten a sus necesidades y con los que pueda sentirse cómodo. Y esto no se consigue comprando zapatos en serie.

Zapatos de flamenco con la mejor calidad, hechos a mano

Los zapatos de flamenco artesanos son completamente personalizados, elaborados de manera artesanal en talleres especializados en los que cada fase del proceso se hace a mano, de principio a fin. Se eligen las pieles, se cosen a mano y se cuida cada detalle como su fuera lo más importante del zapato. Y es que cada detalle tiene su importancia dentro del resultado. Esto garantiza que cada pieza se coloca en el lugar que corresponde y que el taconeo tenga un sonido concreto. Además, de esta forma, pueden realizarse todos los cambios que sean necesarios antes de que lleguen al cliente.

Hay que tener en cuenta que los zapatos de flamenco juegan un importantísimo papel en la salud del pie del bailaor, por lo que su elección no debe basarse únicamente en cuestiones estéticas, sino que deben valorarse aspectos como la comodidad, la seguridad y la salud, así como la altura, el tipo de tacón, la dureza, el tamaño, la anchura, los sistemas de sujeción al pie y el acabado final. Con lo cual, un buen zapato de flamenco debe combinar perfectamente ergonomía con estética tradicional para que sea bonito y, al mismo tiempo, ayude al bailaor a moverse por el escenario de manera fluida y segura.

Por ejemplo, una altura excesiva, puede dar lugar a un desequilibrio hacia adelante que termine provocando un mayor grado de curvatura lumbar, lo que puede hacer que el bailaor sufra problemas de discos y cuerpos vertebrales, además de distensiones o microfracturas en cápsula, ligamentos y otros elementos articulares.

Los zapatos de flamenco artesanales se adaptan perfectamente al pie del bailaor, ya que están hechos a medida y teniendo en cuenta sus necesidades de baile. Algo que no ocurre con los zapatos de flamenco hechos en serie, aunque elijamos un zapato que se ajuste en tamaño y altura a nosotros.

Por eso, a partir de ahora, cuando busques tus zapatos de baile, lo mejor es que apuestes por zapatos de flamenco artesanales, completamente hechos a mano. Ten por seguro que tus pies te lo agradecerán.