¿Sabías que antiguamente existían diferencias entre el baile flamenco de la mujer y el del hombre? A día de hoy siguen existiendo algunas diferencias, pero lo cierto es que son mucho menores que antes. Las cosas han ido evolucionando y, aunque las torsiones del cuerpo y los movimientos rápidos son comunes a ambos, existen algunas distinciones.

Esta evolución no solamente se ha visto en el propio baile, sino también en el vestuario. De hecho, no son pocas bailaoras las que llevan pantalón flamenco para bailar o para ir a la feria. No se trata de una novedad, ya que bailaoras profesionales como Carmen Amaya, La Valerito, La Tanguerita o la Malagueñita actuaban vestidas de hombre incluso desde principios del siglo XX. Pero ahora es bastante más habitual ver a mujeres vestidas con pantalones de flamenco en la feria. Eso sí, en este sentido, seguimos encontrando algunas diferencias que tienen que ver precisamente con los movimientos que hacen hombres y mujeres al bailar. A continuación te contamos cuáles son las principales diferencias entre los pantalones de flamenco de hombre y de mujer.

¿Cuáles son las principales diferencias entre el pantalón flamenco de hombre y el de mujer?

Los bailaores de flamenco destacan por su fuerza y amplitud de movimientos, por lo que es importante que el vestuario les permita la flexibilidad y la soltura que necesitan. En el caso del pantalón flamenco de hombre, lo importante es que la rodilla quede completamente libre de cualquier tipo de presión para que pueda moverse cómodamente y no se produzcan lesiones. Por este motivo, es fundamental que la prenda sea de tejido suave. Y lo mismo ocurre en el caso de las mujeres.

La diferencia principal radica en que, mientras que los pantalones de flamenco para hombres son rectos, los de las mujeres suelen ajustarse perfectamente al contorno de las piernas femeninas y a las caderas, dando una apariencia más sensual. Para que la mujer pueda moverse perfectamente, estos pantalones suelen ser de lycra. Aunque también podemos encontrar pantalones de flamenco para mujeres más anchos y muy parecidos a los de los hombres, solamente ajustando la parte de la cadera.

Además, desde el punto de vista estético, los hombres suelen acompañar el pantalón de flamenco con una camisa y una chaquetilla, mientras que las mujeres pueden acompañar el pantalón igual que los hombres o formando parte de un traje de flamenca, sustituyendo la falda tradicional por un pantalón que puede ir pegado a la parte de arriba como un mono o de manera independiente. Y es que hay que admitir que las tendencias de la moda también influyen mucho más en los trajes de flamenca de las mujeres que en los de los hombres, evolucionando con las tendencias actuales, incluso en lo que respecta al pantalón de flamenco que tradicionalmente ha sido una pieza más habitual en los hombres.