Los complementos de flamenca son los accesorios que ponen la guinda a todo el conjunto. Loa más básicos son las peinetas, las flores, los mantoncillos y los pendientes, pero lo cierto es que también pueden llevarse pulseras, anillos o collares. Ya nadie entiende un vestido de flamenca sin unos buenos complementos, por lo que cada vez son más creativos y originales.

La cuestión es que, para que el conjunto sea un acierto, es fundamental saber elegirlos. Por eso, hoy te traemos algunos consejos para que aprendas a combinar los complementos de flamenca con tu traje.

Complementos de flamenca para combinar con tu vestido

  • Flores en el pelo: las flores son el complemento estrella para el pelo. Las más tradicionales son las rosas, pero también podemos decantarnos por amapolas, claveles u hortensias, por ejemplo. Incluso podemos usar un ramillete o conjunto de flores en varios colores. Y, aunque lo normal es que sean artificiales, cada vez son más las mujeres que apuestan por flores secas. Si quieres un look más tradicional, la flor debe ir en el mismo color que el vestido, pero si quieres llamar la atención, puedes elegir otro color distinto o varios de ellos. Todo depende de la moda y de los gustos. En cuanto al tamaño, evita que sean muy grandes si tienes la cara pequeña.
  • Peinetas: estos complementos se colocan en el pelo para sujetar las flores y generalmente sólo se lleva una. Las peinetas son las más grandes, por lo que si buscas algo más pequeño, puedes optar por un peinecillo o una peina. Los más tradicionales son de acetato, pero en los últimos años también los hemos visto de pedrería y en arcilla polimérica.
  • Pendientes: los pendientes suelen ser grandes y con un enganche que cubre todo el lóbulo de la oreja. Los más clásicos son de acetato en forma de lágrima o aro, pero actualmente podemos encontrar cientos de diseños con colores y materiales diferentes, siendo los artesanales los más populares. Recuerda que es fundamental conseguir un buen equilibrio entre los pendientes, la flora y la peineta. Por ejemplo, si llevas muchas flores, puedes prescindir de la peineta y acompañarlas con unos pendientes grandes. Si, por el contrario, solamente llevarás una flor, es conveniente que uses la peineta para adornas más la cabeza.
  • Mantoncillo: el mantoncillo es prácticamente un inseparable del vestido de flamenca. Pero si vas a llevar un traje más actual, con un escote o un corte espacial, es mejor no llevarlo para que no lo tape.
  • Cinturones: los cinturones han vuelto a ponerse de moda en los trajes de flamenca. Los más novedosos son los metálicos, que marcan las curvas femeninas a la perfección, dando un toque muy sensual al conjunto.
  • Zapatos de flamenca: los zapatos de flamenca son uno de los accesorios que más debemos tener en cuenta a la hora de vestirnos para la ocasión. En este sentido, los tacones son el calzado con el que mejor lucirás y estilizarás tu traje. Pero hay que tener en cuenta que serán muchas horas de pie y bailando, por lo que te recomendamos que busques unas cuñas bonitas. Olvídate de los planos y de las plataformas muy gruesas.