Las sevillanas son un baile que nunca falta en las ferias andaluzas. Hace algunos años, para acompañar este baile, las mujeres solían llevar unas fundas de lana con unas castañuelas para hacer sonido al bailar pero, con el paso del tiempo, fueron perdiendo protagonismo por su dificultad para dominarlas, de manera que pasaron a usarse solamente en los estudios oficiales y en los teatros. En los años 60 se vendían cientos de castañuelas y las había de madera de granadillo y de guayacán, siendo estas últimos más caras pero de mejor calidad. Siempre hechas a mano, por lo que cada una de ellas era única.

No es obligatorio bailar las sevillanas con castañuelas. De hecho, en Sevilla es muy habitual mover las manos mientras se bailan. Pero lo cierto es que lo correcto es bailar las sevillanas con castañuelas. La sevillana es un baile perfecto para la simetría del movimiento con el tiempo de la castañuela. Claro está, siempre que se toque bien y no cómo dos tapaderas. Cuando se hace bien, escucharlas es un disfrute.

La cuestión es que, desde hace algún tiempo, parecen haber empezado a volver con fuerza, convirtiéndose en una seña de identidad más de las sevillanas en Andalucía. La diferencia es que antiguamente las castañuelas eran más pequeñas y emitían un sonido más agudo, ya que el sonido de la madera natural suena distinto. El inconveniente es que se parten más. Hoy podemos encontrarlas en diferentes materiales, casi siempre de fibra, por lo que el sonido es más bronco. La ventaja es que, aunque se golpeen o se mojen, no se estropean.

Bailar sevillanas con castañuelas, el baile típico de Andalucía

Si te decides a comprar unas castañuelas es importantes que tengas en cuenta algunos aspectos para encontrar las que mejor te queden. Y es que, al igual que ocurre con las prendas de ropa, las castañuelas deben ajustarse perfectamente a la mano del que las toca.

  • Tamaño: el tamaño es muy importante, pues deben encajar bien en la palma de la mano y tocarse cómodamente sin que se muevan o hagan daño.
  • Materiales y colores: con los avances de los últimos años, las castañuelas son cada vez más ligeras, lo que hace que su sonido sea mejor. Además, puedes encontrarlas en una amplia gama de colores y materiales. Fabricadas en resina de alta calidad, en vidrio o, incluso, en tela o papel, lo que les confiere un sonido muy característico.
  • Complementos: las castañuelas, al igual que cualquier instrumento musical, deben cuidarse, por lo que puedes comprar fundas especiales para guardarlas. Algunas ya vienen con la funda incluida, pero también puede adquirirse aparte. Las puedes encontrar en todo tipo de colores y con mullidos rellenos en el interior para asegurar que durarán mucho tiempo sin estropearse.